Ya son varios los escándalos que sacuden a las entidades financieras y en este blog hemos hablado de algunos de ellos. Hoy vamos a tratar de explicar de una forma muy didáctica qué es lo que ha pasado con las acciones de Bankia y cómo pueden los compradores de dichas acciones proceder a recuperar el dinero invertido.

Ante la pregunta ¿qué es lo que ha pasado? La respuesta fácil es que se ha engañado a los compradores de acciones de dicha entidad en cuanto al valor real de estas acciones. La respuesta un poco más extensa es que en el año 2011 Bankia salió a bolsa emitiendo un paquete de acciones a un precio de 3,75 Euros por acción. Bankia se presentaba como una sociedad solvente y segura para invertir, pero la realidad es que la empresa estaba en una situación económica muy deplorable, con lo que el precio por acción era muy inferior al que reflejaban en los mercados.

Los por aquel entonces administradores de la sociedad falsearon las cuentas anuales de la sociedad indicando que ésta había obtenido beneficios en lugar de pérdidas, que es lo que de verdad estaba pasando por aquel entonces.

Esta situación de pérdidas condujo a Bankia a su salida a bolsa con el objetivo de captar capital privado y se hizo famosa la campaña publicitaria de conviértete en Bankero.

La situación económica de Bankia era tan desastrosa que llevó a la entidad a un inevitable rescate con el dinero de todos los contribuyentes, lo que hizo que el valor de las acciones se desplomara completamente, provocando que los accionistas perdieran casi todo el dinero invertido, siendo que el valor de las acciones pasara a ser de 1,08 Euros, lejos del valor que he indicado anteriormente.

Así pues, ante esta situación, los inversores que compraron acciones de Bankia están absolutamente legitimados para proceder a la reclamación de las pérdidas obtenidas tras el penoso negocio que ha supuesto la compra de dichos valores.

En otro temas hemos visto como tanto la ley como la jurisprudencia discriminaba entre compradores que saben invertir de los que no, pero este es un caso aparte puesto que la información ofrecida por Bankia estaba falseada y por lo tanto, supieras o no invertir, ibas a tener seguro una pérdida. Por lo tanto estará legitimado para reclamar cualquier persona que haya adquirido dichas acciones hasta el momento en que se supo el valor real de éstas. El límite temporal es el 25 de Mayo de 2012, día en que Bankia presentó su resultado real, mediante la reformulación y presentación de sus cuentas anuales ante la CNMV.

Cabe señalar, para que no quepa la menor duda, que podemos reclamar tanto si hemos comprado las acciones directamente a Bankia como si hemos adquirido estos títulos a través de un tercero.

La acción a ejercitar va a ser la de nulidad por vicio en el consentimiento puesto que quien compró no era conocedor del valor real de estas acciones, es decir adquirimos unas acciones a un precio mayor de lo que realmente valían en su momento de compra y que de querer venderlas hubiésemos obtenido una pérdida económica importante. Esta acción caduca a los 4 años, con lo cual se podrá reclamar hasta el 25 de mayo de 2016, pues la fecha desde que se conoce el falseamiento de la valoración de acciones ya hemos dicho que es el 25 de Mayo de 2012, fecha en la que se presentó las nuevas cuentas anuales recalculadas, con pérdidas.

Subsidiariamente podemos instar una acción de resolución de contrato por incumplimiento o cumplimiento viciado pues Bankia no informó del valor real de las acciones, con lo cual no atendió a sus deberes propios de información que exige la legislación vigente, en concreto el artículo 79 y Ss de la Ley del Mercado de Valores. El hecho que la clasifique como subsidiaria es porque se contemplaría este caso para aquellos que reclaman con posterior a la fecha de caducidad citada en el párrafo anterior, pues el plazo para reclamar se amplía hasta los 15 años, con lo que la fecha de prescripción (diferente a la caducidad en cuanto que se puede interrumpir el plazo) pasará a ser el 25 de mayo de 2026.

Siguiendo con la Ley del Mercado de Valores vemos que su artículo 28 nos abre otra vía de reclamación pues existe un falseamiento del folleto informativo que se entregada a los inversores (ya sean expertos o no) y cuyo plazo de reclamación es de tres años desde que tenemos conocimiento de que el folleto ha sido falseado o contiene datos erróneos, con lo que el plazo para poder reclamar pasa a ser el 3 de diciembre de 2017 (se conoció que el folleto estaba falseado el 4 de diciembre de 2014), siendo este también de prescripción.

Así pues, vemos como los afectados por la compraventa de acciones de Bankia tienen varias vías para poder recuperar su dinero y poder así hacer frente a la pérdida de valor que ha supuesto poseer dichas acciones.

Sergi Gil Bezana
Ad Legem Abogados Esplugues
Colegiado nº 2247 ICASF

Entradas relacionadas

Comparte en tus redesShare on LinkedIn2Share on Facebook6Share on Google+0Tweet about this on Twitter
¿Quieres que te llamemos? ^



Gracias! Nos pondremos en contacto en cuando podamos. (Llamadas dentro del horario de 9:00 a 18:00h CET)