Como ya dijimos en nuestro primer post acerca del procedimiento de divorcio de mutuo acuerdo, existen una serie de documentos que hay que aportar en este tipo de procedimientos, junto con la demanda.

El primer documento que se debe aportar en toda demanda de divorcio es el certificado de matrimonio. Este certificado se pide en el Registro Civil de la localidad donde se contrajo el matrimonio y se puede pedir bien presencialmente o bien por vía telemática. En el caso de pedir este certificado presencialmente nos lo darán en el mismo momento, y en caso de pedirlo vía telemática puede tardar una semana o un poco más dependiendo del trabajo que tenga el Registro Civil ante el que solicitemos el certificado.

Otro documento que se debe aportar en caso de hijos menores de edad, es el certificado de nacimiento de los mismos, el cual también se puede solicitar en el Registro Civil de la localidad donde nacieron los menores. Estos certificados también se pueden solicitar por tu abogado, de forma telemática y sin necesidad de desplazarse de su despacho. Esta es precisamente la forma en que yo lo hago. Sólo necesito que el cliente traiga al despacho el libro de familia, y con los datos que consigo de este libro de familia, tengo todo lo que necesito para solicitar telemáticamente estos certificados, lo cual, significa una mayor comodidad para el justiciable, al no tener que desplazarse. Es por esta razón que siempre solicito este Libro de familia en cualquier visita de este tipo de procedimientos. La solicitud, tanto telemática como presencial de estos documentos, de momento es totalmente gratuita, así como el envío de los mismos a la dirección que se diga.

Otro de los documentos que yo presento siempre en las demandas de divorcio, separación o guarda y custodia, es el certificado de convivencia histórica. Este documento no es exigido por todos los juzgados, pero si es conveniente adjuntarlo a efectos de probar la jurisdicción del Tribunal ante el que se presenta la demanda. Hay diversas posibilidades a la hora de presentar este tipo de demandas, pero el fuero más normal es el del Juzgado de Primera Instancia del lugar del domicilio conyugal. Es decir la demanda hay que presentarla en la localidad donde ha estado viviendo la pareja.

Este documento de convivencia histórica se solicita ante el Ayuntamiento de la localidad donde ha estado viviendo el matrimonio, y en la mayoría de los casos se otorga el mismo día de la solicitud. Aunque no todos los juzgados exigen este documento, es bueno aportarlo para agilizar las cosas, puesto que si luego el juzgado te requiere para que lo aportes, se retrasa el procedimiento; por esto, lo adjunto con la demanda inicial y nos ahorramos este posible requerimiento del Juzgado.

Los dos documentos que quedan por adjuntar a la demanda de divorcio son el convenio regulador y el plan de parentalidad. Estos dos son documentos técnicos que deben ser redactados por el abogado.

En ellos se van a plasmar los pactos a que se comprometen los cónyuges o pareja con hijos que se vayan a separar y deben versar sobre diversos efectos: quién tiene la custodia de los menores, régimen de visitas de los menores de edad con el cónyuge no custodio, atribución de la vivienda en su caso, cuantía de la pensión de alimentos, liquidación del régimen económico matrimonial, prestación compensatoria…

Finalmente, se debe de aportar el plan de parentalidad, documento menos conocido que el anterior, pero que según el Código Civil Catalán debe de adjuntarse siempre en este tipo de demandas. Así el contenido de este plan de parentalidad queda configurado en el artículo 233-9 de este Código.

En dicho documento se debe concretar la forma en que los progenitores van a ejercer las responsabilidades parentales y en concreto los siguientes aspectos:

  • Lugar de residencia habitual del menor.
  • Tareas que realizará cada progenitor en relación a las actividades de los hijos (quién irá a buscarlo al fútbol, quién irá a buscarlo a karate…)
  • Realización de los cambios de guarda y custodia.
  • Régimen de relación y comunicación con los hijos.
  • Régimen de vacaciones y fechas señaladas.
  • Actividades extraescolares.

Sin ánimo de exhaustividad, estos son los aspectos que cubre el plan de parentalidad.

Por lo tanto, tenemos cinco documentos que se deben de adjuntar en una demanda de divorcio con hijos, los dos certificados, de matrimonio y de nacimiento del hijo menor (tantos certificados como hijos existan) certificado de convivencia histórica del último domicilio conyugal, así como el convenio regulador y el plan de parentalidad. A partir de aquí, la demanda está lista para presentarse ante el Decanato de la localidad correspondiente y que se reparta al juzgado de primera instancia que acabará llevando el procedimiento.

Javier Martínez Martínez

Ad Legem Abogados Esplugues

Colegiado nº 2240 ICASF

Entradas relacionadas

Comparte en tus redesShare on LinkedIn1Share on Facebook13Share on Google+0Tweet about this on Twitter
¿Quieres que te llamemos? ^



Gracias! Nos pondremos en contacto en cuando podamos. (Llamadas dentro del horario de 9:00 a 18:00h CET)