Compraste un vehículo del Grupo Volkswagen y has comprobado que efectivamente tu coche está afectado por la polémica suscitada por la manipulación en el software que controla las emisiones de gases contaminantes de estos coches cuando éstos pasan la revisión, disminuyendo su valor hasta en 40 veces menos y ahora deseas saber cómo actuar ante tal situación. Sigue leyendo.

Esta manipulación supone que los coches sean mucho más contaminantes de lo que realmente se especificó en las informaciones sobre sus vehículos. Además, queda pendiente de saber si los coches afectados van a perder potencia al desinstalar el software o aumentarán el consumo de combustible. Digo que queda pendiente puesto que aún no hay confirmación oficial, pero a medida que los coches vayan desinstalando este elemento de su vehículo se irá viendo.

En el caso de que el coche pierda potencia o aumente su consumo, podremos reclamar ante los jueces una compensación económica entre el coche que quisimos adquirir y el que realmente tenemos una vez sustraído el programa informático. Pero no sólo podemos solicitar al Juez que nos otorgue una indemnización por daños y perjuicios sino que podríamos solicitar que nuestro coche sea sustituido por otro de las mismas características que el que compramos. Nos encontramos pues, ante lo que el Derecho de consumo llama, falta de conformidad en el producto que hemos adquirido y que ya comentamos en esta entrada anterior.

No sólo el derecho de consumo se ocupa de este tema, pues podemos encontrarnos en casos en que el reclamante puede ser un profesional y no un consumidor o simplemente ha transcurrido más plazo del establecido por las garantías generales del vehículo. EN estos casos, el Derecho Civil general, nos da un abanico de posibilidades igualmente amplios y variados. Por un lado podríamos solicitar la nulidad del contrato, por cuanto hemos adquirido un producto bajo un vicio del consentimiento ya que pensábamos que lo adquirimos con unas determinadas características que luego han resultado no ser ciertas y por lo tanto de  saberlo no lo habríamos comprado. Por otro lado, debemos entender que Volkswagen ha incumplido sus obligaciones al vendernos un coche que no se ajusta  a las características técnicas que solicitamos y por tanto estamos facultados para resolver el contrato. En ambos casos, con matices jurídicos diferentes pero que no considero oportuno explicar en un blog divulgativo como este, las consequèncias son restituirse ambas partes de sus obligaciones. Es decir, por un lado el vendedor devolverà el precio pactado y por otro, el comprador devolverà el producto adquirido, en este caso el coche. Pero debemos ir con mucho cuidado con ambas medidas, ya que el coche con el tiempo pierde valor y podríamos recibir muchos menos de los que esperábamos. Por eso, en el código civil encontramos también la posibilidad de recibir una compensación económica en los mismos términos que en la Ley de defensa de Consumidores y Usuarios, pero con una fundamentación distinta que no es otra que de nuevo el incumplimiento por parte del vendedor en sus obligaciones del contrato de compraventa.

Pero, ¿En qué consiste la indemnización de la que estamos hablando? Pues bien, esta indemnización es más que la reducción del precio del producto comprado. Es decir, compramos un coche con un caballaje determinado y ahora resulta que después de retirar el software perdemos caballaje, el importe de la indemnización en este caso sería la diferencia que hay entre el precio de un vehículo y el otro. Además habría que sumarle otros importes que debiéramos pagar por culpa de la modificación de las características del coche como podría ser un aumento en el impuesto de matriculación, sanciones por mayor contaminación del coche,  o incluso la diferencia en determinados impuestos por tener ahora un vehículo de menor potencia. Apuntar que la reparación del vehículo corre a cargo de Volkswagen (o cualquiera de sus marcas que integran el grupo) y que si se alarga varios días deberán poner a nuestra disposición un coche de sustitución mientras dura dicha reparación.

Creo importante apuntar qué documentos necesitamos para poder llevar a cabo la reclamación judicial. Así, es conveniente recopilar toda la documentación de que dispongamos, tales como el contrato de compraventa, la publicidad del vehículo en su día (donde figuran las prestaciones comprometidas), la factura de compra… y unirla a la documentación que nos entreguen cuando nos readapten el vehículo: resguardo de depósito del vehículo en los talleres de Volkswagen, justificante de las reparaciones e intervenciones que realicen (piezas, recambios, tiempo empleado,…). Hay que ir con mucho cuidado en estos últimos documentos pues pueden hacernos firmar, sin darnos un cuenta, una renuncia expresa a futuras acciones judiciales. Mi recomendación es exigir un certificado donde se especifique si el coche ha perdido o no potencia y si éste verá afectado o no su consumo, leerlo ver y comprobar que no existe ninguna renuncia a futuras acciones.

Una vez que tenemos toda al información, que hemos decidido qué medida queremos, si una indemnizaci´n o un cambio en el vehículo ya podemos iniciar las acciones legales pertinentes. Desde nuestro despacho atendemos a los afectados por este caso Volkswagen así que si tú que estás leyendo este artículo eres uno de los afectado no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de este mail específico para los afectados afectadosvolkswagen@adlegemabogados.com, nos podremos en contacto contigo lo antes posible e iniciaremos una demanda juicial contra Volkswagen de caràcter individual y personalizado ya que no creemos en demandas colectivas que pueden suponer más un perjuicio que un beneficio para quien reclama.

 

Sergi Gil Bezana

Ad Legem Abogados Esplugues

Colegiado nº 2247 ICASF