El pasado sábado 20 de diciembre se publicó en el B.O.E. el Real Decreto-Ley 16/2014, 19 de diciembre por el que se regula el Programa de Activación para el Empleo -ver la norma aquí-. Esta norma entró en vigor el pasado lunes 22 de diciembre, si bien lo sustancial entrará en vigor el próximo día 15 de enero de 2015.

La norma tiene como finalidad paliar los efectos del desempleo de larga duración, evitar el riesgo de permanencia en situación de desempleo de sus beneficiarios y contribuir a su activación e inserción eficaz en el mercado de trabajo. Así, se quiere por un lado facilitar su retorno al mundo laboral, y por otro, ofrecer una ayuda económica de seis meses de duración a cargo del Servicio Público de Empleo Estatal para aquellas personas que estando en esta situación cumplan con una serie de requisitos que seguidamente expondremos. La cuantía de esta ayuda será la equivalente al 80% del indicador público de rentas de efectos múltiples mensual vigente en cada momento (I.P.R.E.M.). Para el 2015 dicho indicador es de 532,51€, por lo que la ayuda debería ascender para el próximo año a la cifra de 426,00€ / mes.

Uno de los aspectos más novedosos de la norma es que con su entrada en vigor se permitirá compatibilizar la percepción de esta ayuda económica con la realización de un trabajo por cuenta ajena en el sector privado, pudiendo el empresario que contrata al beneficiario tener en cuenta la ayuda económica que percibe y computarla como retribución salarial durante un periodo máximo de cinco meses. Dicha medida compatibilizadora tiene como finalidad potenciar la empleabilidad de este colectivo mediante la adquisición de una nueva experiencia laboral real.

Ello no obstante, la percepción de la ayuda económica será incompatible con:

  • La obtención de rentas que superen los límites que se establecen como requisito para poder solicitar ser beneficiario del Plan de activación para el empleo, y que indicamos más adelante.
  • La percepción de prestaciones o subsidios por desempleo, o de la renta agraria.
  • Prestaciones o pensiones a cargo de la Seguridad Social que sean incompatibles con el trabajo.
  • La percepción de cualquier otro tipo de ayuda económica concedida por cualesquiera de las Administraciones Públicas.

Los requisitos que deben tener los desempleados para poder acceder a este Plan de Activación para el Empleo son:

  • Haber transcurrido al menos seis meses desde el agotamiento de alguna de las siguientes prestaciones ( R.A.I., P.R.O.D.I o PREPARA).
  • Estar inscrito como demandante de empleo en el día 01.12.14.
  • Haber permanecido inscrito como demandante de empleo durante 360 días en los 18 meses inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud de incorporación al programa.
  • Carecer de rentas de cualquier naturaleza superiores en cómputo mensual al 75% del salario mínimo interprofesional (S.M.I.), excluida la parte proporcional de gratificaciones extraordinarias, y acreditar responsabilidades familiares.
  • En el caso de que se hubiera agotado alguna de las prestaciones o ayudas señaladas anteriormente, deberá haber transcurrido como mínimo seis meses desde la finalización de la percepción de estas rentas antes de la solicitud de este programa.

A estos requisitos debe adicionarse las obligaciones o compromisos que debe adquirir el desempleado de larga duración durante el periodo en que ostente la condición de beneficiario de este plan de activación para el empleo.

Otra importante medida que se regula también en esta norma es la exoneración de pago de cuotas a cargo de la Empresa a la Tesorería General de la Seguridad Social en supuestos de fuerza mayor siempre que las Empresas se comprometan a mantener el 100% de los trabajadores afectados por la suspensión del contrato de trabajo o reducción de jornada que tenga por causa dicha fuerza mayor, se encuentren al corriente de sus obligaciones para con la Seguridad Social y tuvieran asegurados los bienes indispensables para realizar la actividad productiva afectada por fuerza mayor. Esta medida contenida en la Disposición adicional cuarta de la norma está pensada para situaciones desafortunadas como las que padeció en Burgos el centro de Campofrío este pasado noviembre. Sin duda toda una ayuda que pretende favorecer el mantenimiento del empleo.

Sin duda esta norma puede suponer un respiro y alivio siquiera temporal para las personas y empresas que se encuentren en las situaciones descritas. Un paréntesis que, en lo que al desempleo de larga duración se refiere, debe hacernos reflexionar y tomar ulteriores medidas para solucionar este problema que es ya estructural y que afecta a una parte importante de la población activa de este país, que según recientes datos del I.N.E. a diciembre de 2014 la tasa es de cerca del 14% de la población activa, esto es, más de la mitad de los parados oficiales, lo que se traduce en más de tres millones de personas. Veremos a cuántos se les concederá ser beneficiarios a los efectos de este Plan de Activación, y si finalmente este Plan alcanza los objetivos que se propone.

Victor Morales Venero

Ad Legem Abogados Esplugues

Colegiado nº 33970 ICAB